En el corazón social de la ciudad, esta plaza pública es llamada como el Oso, el animal que sirve como símbolo de Berna.